Biografía

A Ferrà no lo conocí en un concierto ni en un ensayo. Ni siquiera con una guitarra en las manos. La primera vez que le ví buceaba entre la parte Especial de Derecho penal y unos manoseados apuntes de Administrativo II. Así que en un principio pensé que estaba ante alguien cuya vocación eran las Leyes, y lo de la música un entretenimiento para matar el tiempo y si se terciaba, ablandar alguna falda. De habérselo dicho, otros dedos picarían ahora estas teclas, pero quiso el azar que lo guardase para mí y tardé muy poco en darme cuenta de que andaba equivocado.

Rafa perseguía la Música sin usar para ello ropa vieja, drogas, banderas o poner su voz al servicio de eslóganes de otros. Metódico, organizado y con objetivos definidos, buceaba en los libros para blindarse contra excusas de mal pagador que a veces rodean a algunos artistas.

"tocado por la extraña varita de las buenas canciones, tan sencillas como directas, es de los pocos artistas españoles que saben moverse por las arenas movedizas del rock de autor, con elegancia y calidad." Manuel de la Fuente ABC

No sólo sabía a dónde iba si no que estaba dispuesto a pagar un precio por conseguirlo. Conocía pues esa vieja fórmula infalible y al alcance de todos pero que sólo unos cuantos son capaces de seguir. Me lo demostraría el día que confió en mi para que librase una primera copia de "Si le doy cuerda a mi vida" a quien la había inspirado, y volvería a hacerlo hace solo unas semanas al entregarme, antes de ser distribuida, una copia de Madrid Formentera. Conocí pues a Ferrà preparándose para ser un músico libre de todo menos de la música.

Hoy lo ha conseguido y detrás de esas murallas que nos anuncia que va a trepar en "Reinventando mi alma", esta guitarra EKO con la que compuso su primera canción a los catorce años y que debió caer del Eisenhower en una visita a Mallorca. "Sara quiere a Sara" no deja dudas en cuanto a lo que le mueve. Se habrá preguntado mil veces como enfrascarlas en el olvido, pero Ferrà, irremediablemente y aunque tal vez ni él lo sepa, busca estar siempre persiguiendo una musa y miente como el mejor en esa Noche de San Juan cuando canta que "no tenga nada por lo que luchar".





"Hoy les traigo a un músico de los pies a la cabeza"

"he sido testigo del desinterés de algunos santones de grandes compañías discográficas y de la beligerancia anti-ferrá de ciertos directores de cadenas radio formuleras. No importa, Rafa Ferrá sigue escribiendo, cantando y grabando. Él y sus canciones quedarán, los otros..." Rafael Escalada  LA MAÑANA · COPE




Pero el mérito no es, ni mucho menos, todo suyo. A base de golpes o de caricias se cuentan por docenas los culpables que se encargaron de moldearlo. Empezando por su madre, quien le pone un profesor de guitarra a los 13 con una única condición: durante el primer año sólo le enseñará música clásica. Cumplido el plazo se abre la jaula y deja atrás esa "Mazurca del reloj" interpretada en el auditorio del colegio y plagada de dedos enganchados entre las cuerdas. De la Eko a la Ovation, y al juego al gato y al ratón con Pep Suasi y Guille Cerdà que da como fruto las primeras maquetas, varios grupos entre divorcios y al final matrimonio con Fora des Sembrat que dio a luz un disco.

Cuando llegó al techo y la casa, los acordes, la gente y la isla nos quedamos pequeños, emigró a Madrid en busca de mejores pastos para alimentar sus fantasmas. Ahí, en la Sierra reencuentra a Riki López, que ya parodiaba canciones en los entreactos de Ferrà diez años antes en Sa Finestra. Y también David Martín, Bunbury, Tontxu, Jaime Anglada, Quique González. Un día se despertó cantando con Marta Botía y componiendo con ella "Todo en lo que yo creo". Más de 1 millón de personas serían testigos de ello ante el Papa.

"Me encanta Rafa Ferrà" Enrique Iglesias CONSERVAS ESCALADA · CADENA 100 

"Si el amor no existiera, Rafa Ferrà se lo inventaría" ULTIMA HORA

"Ferrà, entre lo intangible y lo inmaterial" Carles Mulet DIARIO DE MALLORCA

Llegados a este punto ya no estaba y soy incapaz de decir en qué momento desapareció.
No volvía a verle, ni a él ni a sus miedos. Usurpando su nombre, con arrugas profundas junto a los ojos y decidido a no dedicarle ni dos minutos a lo que le aparta de sus objetivos, regresó hace unos meses un nuevo Ferrà. Bajo el brazo traía este Madrid Formentera .

Por Toni Marqués (fotógrafo, viajero y periodista)

La prensa ha escrito...

Son de carne y facebook: por Carles Mulet 



Cosecha de 2000: por Manuel de Morales


En otras palabras...

· Con 14 años escribe su primera canción y con 15 forma su primera banda. Toca en los escenarios mallorquines con diversas formaciones, entre las que destacan Vadarkablar, Quintaesencia y Fora des sembrat.

· Recibe el 2º Premio de la Mostra de cançó d'autor del Govern Balear 1996, 1er Premio de la Mostra de música contemporània del Govern Balear 1997, y  el 1er Premio de la Mostra de cançó d'autor del Govern Balear 1999.

· Graba y edita Si le doy cuerda a mi vida, su primer álbum en solitario, producido por él mismo en 1999.

· Aterriza en Madrid de la mano del programa de radio Conservas Escalada, de Cadena 100. Realiza sus primeras actuaciones en salas como Libertad 8 y Clamores.

· Ficha por la editorial SONY ATV Music Publishing en 2002.

· Se clasifica junto a su banda habitual, para la final del concurso de rock "Villa de Madrid".

· Su tema Noche de San Juan es incluído en el largometraje de José Miguel Juárez  "Cosa de brujas".

· La sala madrileña Clamores acoge uno de los conciertos Marta Botía & Rafa Ferrà.

· Botía y Ferrà interpretan Todo en lo que yo creo durante la V visita del Papa Juan Pablo II a España, ante un millón de personas.

· Ferrà obtiene el 3er premio del Festival Internacional de Praga UNIVERSETALENT.

· Madrid Formentera, su segundo álbum en solitario, se edita bajo el programa AUTOPRODUCIDOS de SGAE, realizando la labor de intérprete, autor, productor  y editor.

· McDonald's utiliza la música de Ferrà para los vídeos de su programa "Testigos de calidad".